FALACIAS SOBRE EL HOLOCAUSTO | ANTISEMITISMO JUDIO | FALACIAS SIONISTAS | TERRORISTAS SIONISTAS | FORO | CARICATURAS | VIDEOS | AYUDA HUMANITARIA | FALACIAS HISTORICAS | ¿QUIEN MATO A JESUS?
 
¿QUIEN MATO A JESUS?
   




Por Joseph Shulam. Gráfica por Yitzchak R.



¿Quién mató a Jesús?




¿La película de Mel Gibson, "La Pasión del Cristo", otra vez ha levantado la pregunta, "¿Quién mató a Jesús?". Este tema siempre causa temor dentro de la comunidad judía. Históricamente, cada vez que los cristianos preguntan, "¿Quién mató a Jesús?”, hay una ola de odio y persecución contra la comunidad judía. Cuando los cristianos discuten sobre quién mató a Jesús, los judíos tienen miedo y con toda la razón. Sin embargo, yo deseo hablar de este tema desde una óptica diferente sobre la pregunta, "¿quién mató a Jesús." El que planeó y ejecutó el asesinato de Jesús no es ningún otro que el mismo Dios Padre. Fue Él quien premeditó, predijo, preparó, fijó, y aprobó la muerte del Mesías cientos de años antes de este acontecimiento histórico. Miren los siguientes pasajes en este contexto: "Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo" (Apocalipsis 13:8).

Noten que en este verso dice que el Cordero fue inmolado desde el principio del mundo. Esto significa que Dios había preparado y premeditado la inmolación del Cordero de Dios que quita los pecados del mundo antes de que el mundo fuese creado. No habían judíos durante aquellos tiempos que pudieran haber tenido participación en este plan.

"Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido... Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas el SEÑO'R cargó en él el pecado de todos nosotros" (Isaías 53:4,6).

Pongan atención al último verso en este texto: "mas el SEÑO'R cargó en él el pecado de todos nosotros". El énfasis debe estar en dos palabras, el "SEÑO'R" y "de todos nosotros" La muerte de Yeshua se predeterminó y fue preparada para ser ejecutada "en la plenitud de los tiempos" por Dios mismo. Nosotros, el pueblo judío, jugamos un papel en este drama - en favor de los gentiles, y en favor de las naciones que eran todos adoradores de ídolos antes de los tiempos de Yeshua. Miren los textos siguientes: "Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su trasgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos. Y si su trasgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración? Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio… Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?” (Romanos 11:11-13, 15).

¿No es claro que los Gentiles han recibido un beneficio incalculable e inagotable del hecho que parte del pueblo judío (el liderazgo religioso y político) haya rechazado a Yeshua como el Mesías? Si es así, ¿por qué durante estos casi dos mil años, las iglesias han perseguido a los judíos y los han culpado por la muerte de Yeshua? Los gentiles deberían ser los primeros en regocijarse y decir: “¡Gracias a Dios que por el rechazo de Yeshua por parte de muchos del pueblo judío, nosotros hemos recibido la salvación!”.

Sí, como un judío que ha dado su vida a Dios en el servicio del Mesías, yo puedo declarar con toda la certeza que las fuentes judías son claras, el Sanhedrín juzgó a Yeshua con la pena de muerte. El corrupto liderazgo que era conformado en su mayor parte por judíos helenistas (los saduceos del Sanhedrín) entregaron a Yeshua a los romanos. Pero fueron manos romanas las que tuvieron el martillo que martilló los clavos en las manos de Yeshua. Fueron manos romanas las que escribieron las palabras en el letrero que estaba colgado sobre la cabeza de este judío galileo: "Yeshua de Nazaret, Rey de los judíos".

En nuestros días, mientras la discusión entre judíos y cristianos se enfoca en la película de Mel Gibson, "La Pasión del Cristo" para ver si tiene valor o causará daño, puedo sugerir que la reacción tanto de judíos como de cristianos debería ser un humilde arrepentimiento por el pecado que llevó a Dios a que sacrificara a Yeshua, la muerte de un Hombre por los pecados de muchos.

En lugar de señalar el dedo uno al otro, el recuerdo de la muerte de Yeshua y la resurrección de Yeshua en al tercer día, debe causar que todos nosotros tomemos la responsabilidad individual por nuestros propios pecados que siguen infligiendo dolor y sufrimiento en el mundo y también en el que murió por nuestras transgresiones y sobre cuyos hombros nuestros pecados fueron cargados, Yeshua de Nazaret - Dios y Hombre.

Yo pido porque la película de Mel Gibson, cuando sea estrenada, sea poderoso testigo fiel a las Escrituras a tal punto que las personas de todo el mundo sean tocadas por ella y quieran volverse a Dios y aceptar la obra de redención que fue alcanzada por Yeshua en la cruz romana. Muchos judíos fueron tocados por películas de Hollywood como "Jesucristo Super Estrella", "La Historia Jamás contada," o "Quo Vadis". Espero y pido que Dios utilice esta película para tocar los corazones de hombres en todas partes y en lugar de provocar el odio y el antisemitismo alrededor del mundo, que esta película promueva "la Paz en la tierra y buena voluntad para los Hombres", y especialmente compasión y bendición por los hermanos y hermanas de Yeshua en la carne, el pueblo judío.



Copyright © 2004
Netivyah Bible Instruction Ministry & Messianic Midrasha.





Arresto
Tras la cena, según los sinópticos, Jesús y sus discípulos fueron a orar al huerto de Getsemaní. Los apóstoles, en lugar de orar, se quedaron dormidos, y Jesús sufrió un momento de fuerte angustia con respecto a su destino, aunque decidió acatar la voluntad de Dios.[37] [38]

Judas había efectivamente traicionado a Jesús, para entregarlo a los príncipes de los sacerdotes y los ancianos de Jerusalén a cambio de treinta piezas de plata.[39] Acompañado de un grupo armado de espadas y garrotes, enviado por los príncipes de los sacerdotes y los ancianos, llegó a Getsemaní y reveló la identidad de Jesús besándole. Jesús fue arrestado. Por parte de sus seguidores hubo un conato de resistencia, pero finalmente todos se dispersaron y huyeron.[40]


Juicio
Tras su detención, Jesús fue llevado al palacio del sumo sacerdote Caifás (según el Evangelio de Juan, fue llevado primero a casa de Anás, suegro de Caifás). Allí fue juzgado ante el Sanedrín. Se presentaron falsos testigos, pero como sus testimonios no coincidían no fueron aceptados. Finalmente, Caifás preguntó directamente a Jesús si era el Mesías, y Jesús dijo: "Tú lo has dicho". El sumo sacerdote se rasgó las vestiduras ante lo que consideraba una blasfemia. Los miembros del Sanedrín escarnecieron cruelmente a Jesús.[41] En el Evangelio de Juan, Jesús fue llevado primero ante Anás y luego ante Caifás. Solo se detalla el interrogatorio ante Anás, bastante diferente del que aparece en los sinópticos[42] Pedro, que había seguido a Jesús en secreto tras su detención, se encontraba oculto entre los sirvientes del sumo sacerdote. Reconocido como discípulo de Jesús por los sirvientes, le negó tres veces (dos según el Evangelio de Juan), como Jesús le había profetizado.[43]

A la mañana siguiente, Jesús fue llevado ante Poncio Pilato, el procurador[44] romano. Tras interrogarle, Pilato no le halló culpable, y pidió a la muchedumbre que eligiera entre liberar a Jesús o a un conocido bandido, llamado Barrabás. La multitud, persuadida por los príncipes de los sacerdotes, pidió que se liberase a Barrabás, y que Jesús fuese crucificado.[45] Pilato se lavó simbólicamente las manos para expresar su inocencia de la muerte de Jesús.[46]


Crucifixión
Jesús fue azotado, lo vistieron con un manto rojo, le pusieron en la cabeza una corona de espinas y una caña en su mano derecha. Los soldados romanos se burlaban de él diciendo: "Salud, rey de los Judíos".[47] Fue obligado a cargar la cruz en la que iba a ser crucificado hasta un lugar llamado Gólgota, que significa "lugar del cráneo". Le ayudó a llevar la cruz un hombre llamado Simón de Cirene. Le dieron de beber vino con hiel. Él probó pero no quiso tomarlo. Los soldados se repartieron sus vestiduras. En la cruz, sobre su cabeza, pusieron un cartel con el motivo de su condena: "Este es Jesús, el Rey de los Judíos". Fue crucificado entre dos ladrones.[48]

Hacia las tres de la tarde, Jesús exclamó: "Elí, Elí, lemá sabactani", que en arameo significa: "Dios mio, Dios mio, ¿por qué me has abandonado?", según los evangelios de Mateo y Marcos.[49] Las palabras finales de Jesús difieren en los otros dos evangelios.[50] También hay diferencia entre los evangelios en cuanto a qué discípulos de Jesús estuvieron presentes en su crucifixión: en Mateo y Marcos, son varias de las mujeres seguidoras de Jesús; en el Evangelio de Juan se menciona también a la madre de Jesús y al "discípulo a quien amaba" (según la tradición cristiana, se trataría del apóstol Juan, aunque en el texto del evangelio no se menciona su nombre).
Wikipedia®