FALACIAS HISTORICAS

 
FALACIAS SOBRE EL HOLOCAUSTO | ANTISEMITISMO JUDIO | FALACIAS SIONISTAS | TERRORISTAS SIONISTAS | FORO | CARICATURAS | VIDEOS | AYUDA HUMANITARIA | FALACIAS HISTORICAS | ¿QUIEN MATO A JESUS?
 
FALACIAS HISTORICAS
   
EL PUEBLO MAS ANTIGUO DEL MUNDO
imagen
LOS SANS ( BOSQUIMANOS)

Existen aún unos 65.000 bosquimanos o san (bosquimano es un término holandés
Los bosquimanos de Botsvuana constituyen el único pueblo que hoy puede hablarnos de nuestro pasado más remoto. Los antropólogos reconocen en ellos a la cultura viviente más antigua conocida, anterior a la aparición de la población negra africana.


López Dusil, Ricardo

Acosados por fuertes intereses económicos para que abandonen sus territorios, se les ha llegado a interrumpir el suministro de agua, se les limita la caza -único medio de supervivencia-- y se les discrimina por considerarlos una raza inferior. Aunque su dispersión territorial fue enorme (llegaron a ocupar áreas desde Tanzania hasta Uganda, Etiopía o Sudán), hoy están relegados al desierto de Kalahari, de donde se pretende expulsarlos para destinar el área al lucrativo negocio del turismo y la explotación diamantífera.

Considerados el pueblo más antiguo del mundo, los bosquimanos del desierto de Kalahari se enfrentan a la encrucijada de la desaparición, acosados para que abandonen sus territorios por los intereses económicos del turismo internacional y de la explotación diamantífera. Para el gobierno de Bostvuana, cercado por la pobreza, los bosquimanos no son más que la moneda de cambio de esos intereses.

Desde hace 16 años, el gobierno de Botsvuana está llevando a cabo una campaña de acoso con el fin de expulsarlos de sus tierras y trasladarlos a 'campos de reasentamiento' donde no pueden conservar su modo de vida y se vuelven dependientes de las asignaciones gubernamentales. La desidia, el alcoholismo y la desesperación son comunes en estos campamentos, que han sido descritos por algunos bosquimanos como “el lugar de la muerte”.

Survival, una ONG indigenista, denunció que funcionarios del gobierno han trasladado a cientos de bosquimanos a estos campamentos a lo largo de los últimos meses. Otros están decididos a quedarse a pesar de las coacciones. El gobierno llevó la presión al punto de cortarles el suministro de agua, cuyo financiamiento (tres euros por persona y por semana) fue ofrecido por la Unión Europea y rechazado por el gobierno. Tras esta actitud oficial, se esconde un profundo racismo; el propio presidente ha calificado a los bosquimanos de “criaturas de la edad de piedra”.

En su estrategia para convertir la reserva de caza que ocupan en un lucrativo negocio para turistas occidentales, se exige a los bosquimanos una licencia que permite a cada cazador tan sólo tres antílopes grandes al año y existen planes para dejar de concederla, pero ningún animal de la reserva está en peligro de extinción y, de hecho, el gobierno promueve la caza deportiva concediendo licencias a ricos turistas en otros lugares del país.

A mediados de los noventa, Botsvuana buscó aproximarse a Estados Unidos e intensificó las negociaciones con la compañía de diamantes sudafricana De Beers. En 1996, la exportación de minerales representaba el 47 por ciento de los ingresos de divisas del país. Survival señala a los diamantes como uno de los motivos que propician la expulsión de los bosquimanos de la reserva del Kalahari. Después de Rusia, Botsvuana es el segundo productor de diamantes del mundo.

Los bosquimanos habitaron desde hace 20 mil años las tierras del África austral en lo que actualmente es Namibia, Zimbabue, Botsvuana y Sudáfrica. Pero un día coincidieron, en los reducidos y escasos pozos de agua excavados con la modestia que ofrecen las herramientas de una perdurable Edad de la Madera, la sed bosquimana y la necesidad de beber de tribus indígenas forasteras: los bantúes y los hotentotes, pueblos pastoriles y por lo tanto más desarrollados que el bosquimano, cuya economía está centrada exclusivamente en la caza y la recolección. Mientras sufrían el embate bantú y hotentote desde el norte, desde el sur fueron cediendo terreno a manos de los colonizadores boer-holandeses y en los años sesenta las autoridades coloniales inglesas los confinaron a la reserva del desierto de Kalahari.

El pueblo bosquimano -también llamados basarva (pueblo que no tiene nada) o san (extraños o vagabundos)- es el único que hoy puede hablarnos de nuestro pasado más remoto. Su forma de vida apenas ha variado en miles de años y, aunque su existencia permite retrotraernos al paleolítico superior, han desarrollado lenguajes sofisticados, herramientas elaboradas y un conocimiento magistral de la naturaleza. Según estudios genéticos, son el pueblo más antiguo existente hoy en día.

Son gente de estatura pequeña, de piel color crema con tendencia al amarillo y cabellos muy finos. Como otras sociedades de cazadores-recolectores, comparten algunos rasgos generales, tales como el agrupamiento en clanes pequeños o medianos basados en relaciones de parentesco. Mantienen una conducta solidaria y de reciprocidad, particularmente con la comida, pese a su escasez. Los hombres y las mujeres realizan tareas diferentes; normalmente los hombres cazan y las mujeres recolectan. Disponen de una escasa organización política formal, en la que no hay jefes hereditarios, aunque algunos individuos pueden ser particularmente influyentes por sus habilidades o su poder de persuasión. Viven en un hábitat duro e inhóspito y sus viviendas, construidas por las mujeres, son toscas estructuras que se utilizan sólo en forma temporal.

Su dispersión territorial fue enorme: llegaron a ocupar áreas desde Tanzania hasta Uganda, Etiopía o Sudán. Hoy en día, relegados como están a territorios relativamente pequeños, están perdiendo muchas de sus tradicionales formas de vida y muchos de ellos han abandonado su calidad de nómadas para aceptar trabajos mal pagos en granjas de blancos. Los que siguen en el desierto desconocen por completo la agricultura o la ganadería; sólo viven de la caza y la recolección.

Son por lo general monógamos y los matrimonios se celebran a muy temprana edad. Tienen que buscar esposa en un grupo diferente, ya que los del mismo grupo son prácticamente todos parientes. Como no tienen ganado, no pueden alimentar a los niños con leche animal y por lo tanto la madre los amamanta hasta los 2 ó 3 años.

Normalmente entierran a sus muertos acostándolos de costado en posición fetal. Depositan junto al cadáver sus pertenencias y procuran alejarse del lugar durante 1 ó 2 años. No rinden culto a sus antepasados, pero creen en la presencia de los espíritus de los muertos.

Aún existen unos 65 mil bosquimanos, pero muchos han perdido su identidad, su lengua y su sentido de la vida.

Aunque la caza es la fuente principal de su alimentación, también comen hormigas, lagartos, sapos, abejas y saltamontes. El adorno de la cara y el cuerpo se hace con cicatrices que suelen designar a la tribu. Se organizan en pequeños clanes autónomos unidos por lazos de sangre o matrimonio de entre 20 a 100 individuos. Pueden visitarse unos clanes a otros individualmente, para ver a algún familiar, o en pequeñas partidas, para intercambios comerciales (comida, pieles, armas y adornos), pero los encuentros suelen ser breves.

La vida de los bosquimanos está regida por complicadas normas de convivencia social, pero que para ellos es algo perfectamente claro y definido y, al saber cada uno qué lugar ocupa, evitan roces y violencias. Su desarrollo técnico, en cambio, es muy deficiente. Sus armas principales son el arco y las flechas, embadurnadas con veneno, y también lanzas, palos y trampas. Siguen haciendo fuego girando un palo sobre una madera blanda y tienen una enorme habilidad para encontrar agua en el desierto, incluso a pocos centímetros de la superficie. La succionan con unos tubos muy largos y la almacenan en cáscaras de huevo de avestruz que llevan siempre consigo.

Les gusta mucho el arte, sobre todo la música, el canto y el baile, aunque desgraciadamente han abandonado el arte pictórico con el que decoraban sus cuevas antiguamente. Era un arte naturalista de un gusto exquisito, en el que representaban a los animales con los que convivían, así como danzas y escenas mágicas y mitológicas. Actualmente bailan para divertirse y por motivos rituales; la danza del fuego y la del antílope son las más espectaculares.

En materia de relaciones sociales, los bosquimanos resuelven sus disputas mediante métodos interesantísimos: un torneo verbal con un extenso repertorio de bromas es normalmente suficiente para superar el diferendo y lograr la reconciliación de las partes. Si esto no fuera suficiente, se pasa a una lucha ritual o a una danza, pero sólo en rarísimas ocasiones se llegan a utilizar armas.

La mujer goza en estas comunidades de un alto grado de honor y libertad: por ejemplo, si su esposo no la satisface, puede pedir el divorcio. Su primer hijo nace aproximadamente cuando la mujer tiene unos 20 años; luego, mediante un eficaz control de natalidad sin ningún anticonceptivo ni tabú sexual, sus siguientes hijos nacerán en intervalos de 44 meses.
imagen
24 de abril de 1915.
Primer genocidio del siglo XX
Se estima que un millón y medio de armenios fueron deportados y masacrados por el gobierno turco.

Este no es el comienzo ni el fin de esta horrenda historia
las masacres habían comenzado mucho tiempo antes
el no reconocimiento, la negación por parte del gobierno turco aún continúa, luego de casi 90 años…

La humanidad entera se estremece ante tanto relato desgarrador…

No puede haber armenio en la tierra que no se estremezca por lo acontecido a sus antepasados, la lucha debe continuar, y requiere de todos, mas allá de respetar las banderas políticas de cada uno, mas allá de los conflictos internos, mas allá de cada fecha, de cada discusión ideológica o filosófica. esta fecha es la fecha mas importante para los armenios, el 24 de abril marca el intento de aniquilación de toda una nación… pero esta nación no quiso morir, y no murió.

Quisiera ver algún poder en el mundo destruir esta raza;
Esta pequeña tribu de gente sin importancia cuya historia ha terminado.
Cuyas batallas han sido combatidas y perdidas
Cuyas estructuras han destruido,
Cuya literatura no es leída,
Cuya música no es escuchada,
Cuyas plegarias no se pronuncian mas.

Adelante, destruyan esta raza,
Déjennos decir que otra vez es 1915,
Hay guerra en el mundo.

Destruyan Armenia,
Vean si lo pueden hacer.
Láncenlos de sus hogares hacia el desierto,
Déjenlos sin pan ni agua.
Quemen sus casas y sus templos.

Vean si no viven de nuevo
Vean si no ríen de nuevo
Vean si los detienen de mofarse de las ideas del mundo.

Adelante, traten de destruirlos...

William Saroyan


“A la prefectura de Alepo:
Fue primeramente comunicado a Uds. Que el gobierno, por orden del Yemiet * ha decidido destruir completamente a todos los armenios que viven en Turquía. Aquellos que se opongan a acatar estas órdenes no podrán permanecer en las filas de oficiales del Imperio.
Debe ponerse fin a su existencia, cualesquiera sean los métodos sangrientos a tomar, sin reparar en sexos o escrúpulos de conciencia”.

15 de setiembre de 1915 Ministro del Interior
Talaat

(Armin Wegner, der prozess Talaat Pasha, p. 133; 1921 Berlín)

* Yemiet es el Consejo Supremos de los “Jóvenes Turcos”

“A la prefectura de Alepo:
Todos los derechos de los armenios de vivir y trabajar en suelo turco han sido completamente cancelados. Con respecto a esto, el gobierno toma toda su responsabilidad y ordena no hacer excepciones de ninguna especie, incluyendo criaturas recién nacidas”.

9 de setiembre de 1915 Ministro del Interior

Talaat
(Armin Wegner, der prozess Talaat Pasha, p. 133; 1921 Berlín)

“El propósito del exilio es el aniquilamiento de los armenios”

Enero de 1919, Berlín Ministro del Interior
Talaat

“En el alma del armenio y en su memoria
Esta herida está transformada en fortaleza inexpugnable.
Ningún otro número, ninguna herida o discusión
Podrá borrar el número 1915…
Maldición, mil maldiciones al salvaje verdugo
Maldición a su nombre, maldición a sus restos”

Marc Rycov, “Poetas rusos sobre Armenia”, Yerevan 1979, pag. 190

Resulta difícil establecer un inicio de las masacres contra los armenios, una fecha de comienzo del genocidio, pero podemos tomar un momento histórico para el mismo, que lo podemos situar en las masacres armenias de Cilicia, centralizadas en la ciudad de Adaná. Según el testimonio del inglés E.F: Benson, esas masacres tenían un carácter “experimental” (del mismo autor, “Crescent and Iron Cross”, pag. 38) dentro de la política seguida por los turcos. Tras una intensa propaganda y provocación por parte de personeros del gobierno y sacerdotes musulmanes (mullahs), el 31 de marzo de 1909 comenzó la mencionada masacre, los saqueos de los negocios, el secuestro y la violación de las mujeres armenias. Contra una plebe turca de 30000 personas, apenas 173 jóvenes armenios tenían la capacidad y las armas para la autodefensa. Se incendian los barrios armenios, la masacre duró tres días y luego ocurrió el armisticio. En ese tiempo, el gobierno exige que los armenios entreguen sus armas, pero los jóvenes se niegan. Viene el cónsul inglés de Adaná y dice: “En nombre de mi gobierno les aseguro que nada mas va a pasar. Entreguen sus armas.”

Sobre esto, el Patriarcado Armenio de Constantinopla, sin tener conocimiento de los hechos, telegrafía que se debe obedecer al gobierno. Al fin, los armenios se convencen y entregan sus armas. Luego de unos días, el 12 de abril, los turcos, súbitamente, atacan a los armenios inermes e indefensos y comienzan una nueva masacre, mas terrible que la primera. Miles de armenios y asirios fueron degollados, muchos quemados vivos. Los pueblos se amparan en las iglesias. Los turcos derraman petróleo alrededor de las iglesias e incendian los barrios armenios. Todas las casas comienzan a arder; sólo los refugiados en las iglesias de piedra permanecen vivos. Luego del fuego los turcos comienzan a romper las puertas con hachas. En ese momento, el hermano Antoine Bioscoeur de la Iglesia Jesuita Francesa de Adaná, donde se habían refugiado muchos armenios, exige del gobierno que permitiera al menos trasladar a los cristianos refugiados en las iglesias y poner fin a las matanzas. El gobierno, para prevenirse de la intervención extranjera, ordena parar la matanza, pero ya gran parte de los armenios había sido masacrada.

Además de Adaná ocurrieron masacres, saqueos y destrucciones en Tarso, Koz-Oluq, Abd-Oglú, Misis (Mamestia), Hamidié, Osmanié, Hasan-Beylí, Bajtché, Sai-Guechid, Antioquia, Kessab y Kirik-Kan. Pero los armenios de Sheik-Murad, de Deort-Yol, de Sis, de Hadjin y Kars-Pazar recurren a la autodefensa, y en heroicas luchas se libran de la aniquilación. En Adaná y sus alrededores el número de armenios muertos pasa de 30000. El único responsable de este último crimen horrendo fue el partido Unión y Progreso de los “Jóvenes Turcos”, quienes, en su sesión secreta en Salónica, habían decidido el exterminio de los armenios de Cilicia. Desgraciadamente, hubo armenios que no se dieron cuenta de esta política tan perjudicial para ellos.

El 28 de julio de 1914 empezó la Primera Guerra Mundial. Turquía entró en guerra como aliado de Alemania, y los armenios que vivían en el Imperio Otomano decidieron permanecer fieles al Estado y no provocar, por ningún motivo, el odio de los turcos. Pero los “Jóvenes Turcos” como vimos durante la masacre de Adaná, ya habían programado el exterminio total de los armenios y esperaban el momento oportuno que ya se les presentó. Los motivos del genocidio fueron:
a) El fanatismo y chauvinismo nacional surgido a causa del partido Unión y Progreso de las “Jóvenes Turcos”.
b) Los planes de pan-islamismo y pan-turquismo fomentados por dicho partido, quienes preveían un imperio islámico extenso, con preponderancia de la raza turca. Para llegar a ese propósito debían pasar sobre Armenia, por lo tanto debía desaparecer Armenia y exterminar a su pueblo.
c) Después del Tratado de Berlín, los Estados europeos tomaban siempre La Cuestión armenia como pretexto para intervenir en los asuntos internos del Imperio Otomano o para amenazar al Sultán. Por este motivo, los turcos chauvinistas quisieron liberarse definitivamente de la Causa Armenia, masacrándolos.
d) Los intereses económicos de los europeos y comerciantes en el Imperio Otomano, que consideraban a los armenios como rivales importantes en el aspecto comercial. Por dicha causa los estados europeos, como ser, Alemania Imperial e Inglaterra, favorecieron los crímenes del gobierno turco.

Los europeos no eran sinceros en la ayuda a los armenios, y justamente, por este motivo es que el científico y humanista noruego Fridtjof Cansen escribía: “¡ Ay del pueblo armenio, que fue involucrado en la diplomacia europea. Sería mejor para él si su nombre nunca se mencionara en labios de los diplomáticos europeos” (Betrogenes Volk, Leipzig, 1928, pág. 334)
El genocidio se ejecutó en 1915. Se masacraba, se arruinaban sus iglesias y monasterios, se incendiaban sus tesoros culturales, se despedazaban niños tal como muestran tantas imágenes.
En muchas regiones como Van, Shabin Karahissar, en los montes de Amanos, en los pueblos de Mussa-Dagh, Urfa (Edessa), Mush y en Xaxún, los armenios, con gran heroísmo, se resistieron al monstruoso enemigo, dando muestras de que el armenio siempre está pronto para dar incluso la última gota de sangre por la defensa de su libertad, de su honor, de su patria y religión. Este pueblo, abandonado por todos y sujeto a todo tipo de crímenes, fue echado de su patria. Toda la Armenia Occidental fue ocupada por los turcos; pero los sobrevivientes se dispersaron por todo el mundo y trataron de obtener una venganza moral de los turcos, guardando su armenidad y cristianismo.
Con respecto a los armenios de Constantinopla, los turcos, teniendo cuidado por la presencia de embajadores extranjeros, el 24 de abril de 1915, arrestaron a los intelectuales armenios y a los jefes espirituales y laicos y los enviaron al interior de Anatolia para masacrarlos. Sabían bien que una colectividad sin intelectuales y dirigentes no tendría valor.
Junto a los conductores espirituales y políticos armenios, fueron martirizados mas de dos mil religiosos.

Los turcos quisieron también eliminar a los armenios que vivían en Armenia Oriental, aprovechando las luchas revolucionarias que ocurrían en Rusia, en los años 1917-1920, por cuyo motivo éstos no iban a poder ayudar a los armenios. En esta oportunidad, en el mes de mayo de 1918, los armenios enfrentaron una lucha de vida o muerte contra los turcos; y en la batalla de Sardarabad, los armenios salieron victoriosos y se salvaron del exterminio total, luego de lo cual, el 28 de mayo de 1918 se fundó la República de Armenia.
En 1920, los turcos se lanzaron nuevamente al ataque, al mismo tiempo que los azerbaidjanos. La fuerza de los armenios no era suficiente para luchar en varios frentes de batalla. Estas luchas, muchas veces, eran fomentadas por los imperialistas europeos. Quedaba un solo camino para los armenios, dirigirse a Rusia, que en ese tiempo se había transformado en un estado socialista. El 29 de noviembre de 1920 es aceptado como el día de la sovietización de Armenia, luego de lo cual, mas allá de consideraciones políticas los turcos no se atrevieron a atacar a los armenios.